miércoles, 21 de abril de 2010

GELIFICACION

Gelificación
Llamamos gelificación al estado de gel y de aspecto translúcido que alcanza el jabón. Se produce en el momento de la saponificación si se da con la suficiente temperatura. Una vez cristalizado, el jabón puede volverse a fundir al estado semilíquido de gel pero no alcanzará la translucidez del momento de gelificación.Se puede evitar el paso por el estado de gel no dejando que la masa alcance la temperatura necesaria. Para ello se puede partir de ingredientes muy fríos y moldes poco aislantes o incluso dejando el jabón solidificar en la nevera.Hay partidarios de la saponificación con gelificación y detractores. El que se produzca la gelificación suele hacer que el jabón saponifique completamente en menos tiempo y esto hace que los ingredientes delicados al pH alto del álcali sufran menos. También hace que los colores resulten más vivos y homogéneos. La parte negativa es que en el interior del jabón, por el exceso de temperatura, se produzcan pequeñas burbujas que perjudican la textura del jabón. Además, cuando un jabón contiene bastante aceite de ricino, si gelifica no llega a alcanzar la suficiente dureza. Jabones no gelificados suelen tener un aspecto más suave. Además, si la gelificación no es total, pueden aparecer cambios de color que estropean el aspecto. En los moldes pequeños no se puede conseguir una buena gelificación a no ser que se metan en el horno. La de la imagen es una gelificación completa que en casos muy exagerados suele generar jabones un poco blandos y translucidos.
(texto obtenido de www.mendrulandia.es)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada